“Petalos de Rosas”

 Me quedé sorprendido mientras suspiraba intensamente. Me subí los pantalones y la miré mientras ella se limpiaba y me dijo :-No te preocupes, tú vuelve a clase. 

Sin decir ni una palabra volví para la clase , y en el pasillo estaba Juan y me dijo:

-Te estuve esperando en el recreo, ¿seguías castigado ? 

Yo lo miré divertido y le contesté:

-Si, pero tengo que contarte sobre algunas cosas que me han pasado y nadie sabe sobre ello.

Él me miraba fijamente mientras me decía:

-¿Es algo malo?

Tranquilizándole le dije: 

-No, pero nadie sabe de esto. Ven esta tarde a mi casa y te explico todo.

Juan, mas relajado me dijo:

-Vale , pero volvamos a clase que llegamos ya tarde y no me apetece que nos vuelvan a regañar.

Volvimos a clase y todo siguió con normalidad, pero mi cabeza no paraba de darle vueltas a lo que había pasado en la sala de profesores y lo peor es que a la siguiente hora tenía clase con ella.

Le escribí a Juan una nota en la que ponía: “Si te apetece, la ultima hora de clase no es importante. Podemos irnos y aprovechando te cuento. Él me miró dudoso y me respondió en la nota que si.

El problema es que nosotros no podíamos escaparnos del instituto, a menos que, viniera alguien a recogernos porque éramos menores , pero yo no lo pensé.

Acabo la hora y salimos corriendo para bajar las escaleras e irnos al patio trasero y allí saltar un muro que había , aunque no era la primera vez que lo hacíamos. Una vez allí cogimos y lanzamos las mochilas por aquel muro para que asi nos costara menos escalarlo para cruzarlo.

Juan puso las dos manos entrelazadas y me dijo: -Te empujo para arriba a la de tres, ¿vale?.. ¡Uno, dos, tres!

Me impulsó fuertemente y con las manos me sujeté en el muro mientras Juan ponía sus hombros para que me costara menos subir.

A continuación, me tumbé en el muro haciendo con mi cuerpo contrapeso, mientras tenía una pierna puesta encima de una tubería que era de los baños. Juan saltó, le agarré fuerte y y lo subí como siempre lo hacíamos .

Nos metimos por unos callejones y para nuestra sorpresa nos la encontramos por allí. Estaba enfrente nuestra, era ella, nuestra profesora. 

Me quedé petrificado, estaba completamente blanco y Juan incluso mas que yo. Nos había pillado haciendo novillos y encima nuestra propia tutora.

Nos miró a los dos con cara de muy pocos amigos y nos dijo mostrando su enfado:

-¿¡Que hacéis los dos aquí!? ¡Volver a clase inmediatamente! Voy a notificar esto y llamaré a vuestros padres.

Continuará… P4

“Petalos de rosas”

Su olor me envolvía sutilmente mientras yo bajaba por su abdomen, y le subí la falda hacia arriba. Yo estaba súper excitado , le empecé a pasar la mano por encima de su ropa interior y cada vez notaba como estaba más húmeda y más cachonda. Me desabroché el pantalón y cuando me lo bajé y ella me dijo:-No puedo creer que las tengas de esa medida. Entonces la miré y me reí disimuladamente; acto seguido le aparté con la mano derecha sus braguitas de lencería e intente metérsela pero no acertaba. Ella la cogió con la mano y se la metió de un golpe sin pensarlo. Al momento, soltó un suspiro fuerte , yo notaba como la metía y la sacaba sin problema. La cogí en brazos firmemente en peso sin sacarla y me senté en la silla de la profesora con ella encima y empezó a subir y a bajar suavemente mientras me agarraba rigurosamente la espalda . Mientras yo movía las caderas para arriba y abajo y los dos llevábamos el mismo ritmo . Estaba follándome con una posesa, nunca nadie me había follando igual , y con ello me estaba acercando al orgasmo . No era yo el único, los dos notabamos como cada vez chorreaba más y me decía :

-¡Sigue, no pares,sigue!

Derrepente alguien tocó a la puerta y el pomo empezó a girar, sin llegar a abrir la puerta mientras ella se movía rápidamente encima de mí. Yo me quedé en blanco al ver que habían tocado a la puerta, pero gracias a eso pude retrasar varios segundos mi orgasmo. Ella siguió al ver que no se abría la puerta , y empezó a gemir más suavemente. 

Mi cabeza solo pensaba en que nos iban a pillar , pero al ver que ella siguió cabalgando encima mía, mientras gemía más delicadamente, no me preocupé. Le agarré sutilmente te pelo mientras le daba cada vez más fuerte y ella gemía más rápido.

Ella me miró fijamente a la cara. Yo ví en sus ojos que ella quería más. Sus labios hacia una mueca mientras se relamía con la lengua sus labios. Me miró hacia el techo y me dijo: 

-Me queda poco , no pares! 

Gritó intensamente mientras suspiraba entre gemidos y eso hizo que yo explotara todo mi semen en su coño.

Continuará…P3

Muchas gracias por el Apollo ahora puedes seguirnos en Twitter, Facebook e instagram 

“Petalos de Rosas”

La profesora se marchó y Juan y yo nos fuimos. Al día siguiente empezamos el instituto y en un cambio de clase ví a la profesora viniendo para nuestra clase. Yo me quedé paralizado mirándola. Dimos la clase y yo hice que se fijara en mí, contestándole de mala manera.Ella me expulsó de clase y me dijo:

-Vete a la sala de los profesores y no salgas de allí hasta que yo te lo diga , que voy a hablar con los otros profesores.

Llegué a la sala de los profesores. Sabía q no me iba a pasar nada malo, ya que solo fue una contestación un poco grosera, así que pensé que quería hablar conmigo y ya esta. Tras varios minutos esperando aparece ella y me dice : 

-Me he dado cuenta de como me miras… y aunque yo te miro igual, no puede haber nada, soy tu profesora. 

Mientras la miraba, me reía y dije juguetón:

-Tan solo por un mes..

Ella me miró fijamente y se acercó posando su mano ligeramente sobre mi cara. En ese momento, yo ya me encontraba un poco excitado, pero ella no me dijo nada. Y para mi sorpresa empezó a tocarme.

La situación era tensa, y más morbo me daba al saber que estábamos en la sala de profesores, y que en cualquier momento podría entrar cualquiera y vernos.

Le empecé a desabrochar uno a uno los botones de su blusa mientras ella me decía :

-Esto no lo puede saber nadie..

Yo la mire y le dije:

-No te preocupes profesora, por mi parte esto queda entre tú y yo. 

Y seguidamente empezó a darme un beso muy intenso, nadie me había besado igual. Cada vez ponía mas excitado. La cogí en peso fuertemente y la senté encima la mesa de los profesores mientras ella me besaba y me quitaba la camiseta. 

Yo estaba cachondo al ver el cuerpo que tenía mientras ella me decía:

-Puedes hacer lo que quieras , lo que me pidas te lo haré.

Comencé acariciándole las piernas hasta que llegue a su culo mientras ella me besaba muy ricamente con su lengua.

Fui subiendo hacia su parte superior y empecé a chuparle aquellos pezones respingones que tenía, dandole mordisquitos y siguiendo a más y más fuerte. Fui tirándole de ellos con los dientes cada vez más apretados hasta que se soltaban al no poderse estirar más. Ella gemía diciendo:

-Sigue, cada vez me ponen más los jóvenes como tú.

La cogí fuertemente de las muñecas y la tumbe boca arriba encima de la mesa, mientras continué bajando rozandole mis labios por todo su cuerpo.. Su aroma era muy intenso, como de pétalos de rosa, era un olor que te envolvía, como afrodisíaco. 

Continuará… P2

Muchas gracias por el apoyo diario , espero que sea de vuestro agrado y espero vuestros comentarios y que lo compartáis 

Un saludo muy fuerte a todos los lectores

“Petalos de rosas”comienzo

Tras la vuelta del viaje me preparé para empezar el instituto ya que al día siguiente tenía clase. Transcurrida la noche me levanté para ir al instituto . Mi mayor alegría no era estudiar, si no reencontrarme con mis antiguos compañeros. Sonó la sirena y tuvimos que irnos para la clase. Teñíamos una profesora suplente porque nuestro profesor no podía venir el primer mes por motivos personales. Una vez en la clase todos nos preguntábamos quién sería nuestro profesor. Para nuestra sorpresa entró una muchacha guapísima de ojos verdes claros, pelo castaño… con una cara preciosa. Todos nos quedamos embobados mirándola. Ella dijo: 

-Buenos días. Seré vuestra profesora hasta que venga vuestro tutor.

Todos nos quedamos pensando lo guapa que era aquella profesora, que no debía de ser muy mayor; al menos no lo aparentaba. Pero mi cabeza seguía pensando si me volvería a encontrar con Melissa. 

Una vez acabada las presentaciones se puso a explicarnos lo que íbamos a hacer el mes que teníamos con ella.

Yo no podía dejar de mirar fijamente a la profesora, me quedé pasmado tras su sonrisa. Sonó el timbre de la clase y todos salieron porque solo teníamos que ir a presentarnos. Juan y yo nos quedamos dentro de la clase hablando un rato de lo preciosa que era la profesora. Cuando derrepente volvió a entrar y se quedó mirándonos a los dos y dijo :

-¿Que hacéis vosotros aquí? Todos vuestros compañeros se han marchado ya. Yo solo he vuelto por qué se me ha olvidado la chaqueta .

Juan y yo nos miramos. Nos salió una sonrisa picaresca a los dos y Juan contestó:

-Estábamos hablando del curso pasado y entre una cosa y la otra se nos ha pasado el tiempo.

La profesora nos miró fijamente, se sonrojó y nos dijo :

-¿Vosotros sois los más grande de vuestra clase?

Yo contesté : 

-Si , somos los dos únicos repetidores de la clase.

Ella nos miró y nos dijo:

-Se os nota, sois los más guapos de la clase..

Dijo, y después se rió intensamente.

Juan y yo nos miramos y nos reímos.

No podíamos creernos lo que la profesora nos había dicho.

Continuará… p1

Muchas gracias por el apoyo recibido todo este tiempo muchas gracias a todos , espero que sea de vuestro agrado  un saludo muy fuerte